Una universidad históricamente negra en Maryland está creciendo, al inscribir a estudiantes hispanos, blancos e internacionales

Una universidad históricamente negra en Maryland está creciendo, al inscribir a estudiantes hispanos, blancos e internacionales

BALTIMORE - La matrícula de Morgan State University está en alza, una tendencia que se ve reforzada por un número creciente de estudiantes no afroamericanos que asisten a la institución históricamente negra.

El cuerpo estudiantil ha crecido en un 15 por ciento desde 2006, de aproximadamente 6.700 estudiantes a 7.700. El crecimiento se debe en gran parte a que muchos más estudiantes hispanos, blancos e internacionales han optado por inscribirse en Morgan, mientras que el número de estudiantes negros en el campus de Baltimore se ha mantenido relativamente estable.

Nadie espera que solo los estudiantes católicos se inscriban en Notre Dame, dice el presidente de Morgan, David Wilson. Entonces, ¿por qué debería alguien sorprenderse de que un colegio o universidad históricamente negros reclutara estudiantes de otras razas?

La historia continúa debajo del anuncio.

“Morgan nunca le ha dicho a un estudiante, 'No puedes venir aquí por tu raza', a diferencia de las instituciones tradicionalmente blancas en el estado de Maryland”, dijo Wilson. “Morgan es una HBCU. Siempre será una HBCU '.

Históricamente, las escuelas negras en todo el país están impulsando la diversidad de manera similar, en parte porque la inscripción de afroamericanos por sí sola no es suficiente para mantenerlas cuando las escuelas tradicionalmente blancas están haciendo más para reclutar a las minorías.

En el caso de Morgan, el aumento en la inscripción muestra que una campaña de años para volverse más diversa está teniendo algún efecto. El crecimiento es especialmente significativo ya que una coalición de defensores de HBCU permanece encerrada en un litigio con el estado por acusaciones de que Maryland durante décadas fomentó la segregación en su sistema de educación superior al proporcionar más dinero a las escuelas tradicionalmente blancas a expensas de las históricamente negras.

El gobernador de Maryland ofrece $ 200 millones para resolver una demanda que involucra a escuelas históricamente negras

Desde 2006, el año en que la coalición presentó su demanda, la inscripción de estudiantes hispanos en Morgan se ha más que cuadriplicado, pasando de 60 estudiantes a más de 260.

La historia del anuncio continúa debajo del anuncio.

La inscripción de blancos en Morgan, la mayor de las cuatro HBCU del estado, aumentó un 30 por ciento en ese período de tiempo. El número de estudiantes asiáticos casi se duplicó y la representación de estudiantes internacionales se disparó.

Mientras tanto, el número de afroamericanos se mantuvo relativamente estable, aunque ahora representan el 79 por ciento de la población estudiantil.

El patrón se observa en las HBCU de todo el país. En 2017, alrededor del 25 por ciento de los estudiantes matriculados en instituciones históricamente negras no eran afroamericanos. Solo un cuarto de siglo antes, según muestran los datos nacionales, los estudiantes no negros representaban solo alrededor del 15 por ciento de los estudiantes en estas escuelas.

Los líderes de HBCU están orgullosos de la historia de sus instituciones de brindar educación a estudiantes negros en un momento en que otras universidades estatales los prohibieron. Pero también tienen claro su objetivo para el futuro: continuar inscribiendo cuerpos de estudiantes más diversos.

La historia del anuncio continúa debajo del anuncio.

Las razones son filosóficas y prácticas.

“Las HBCU sabiamente se están abriendo a los estudiantes más allá de la comunidad negra para seguir siendo sostenibles. Los que no hagan eso probablemente cerrarán ', dijo Anthony Bradley, profesor del King's College de Nueva York que estudia HBCU.

“¿Va a cambiar la cultura del campus? Si. ¿Cambiará algunas de sus tradiciones? Si. ¿Se perderán las cosas? Absolutamente. Pero si van a sobrevivir, dada la competencia por los estudiantes afroamericanos, no tienen la opción de tener un debate moral sobre si este cambio es bueno o malo '.

Malaika Geffrard de Atlanta eligió asistir a Morgan State porque quería estar en un lugar donde casi todos, desde los profesores hasta el personal de limpieza, se parecieran a ella. Después de asistir a escuelas predominantemente blancas durante su infancia, pensó que una institución históricamente negra le brindaría el tipo de paz que se obtiene al saber que una maestra no hará un comentario sarcástico sobre su cabello, dijo.

La historia del anuncio continúa debajo del anuncio.

Aún así, Geffrard acepta la creciente diversidad en el campus.

'Sí, nuevas caras están llegando a nuestro espacio', dijo Morgan junior de 23 años. 'Pero eso no cambia el propósito de nuestro espacio'.

A Rachel Field, de 19 años, le ha encantado conocer a personas de otros orígenes, especialmente después de dejar lo que describió como 'la escuela secundaria menos diversa', donde casi todos en su clase de 69 graduados en Arizona eran blancos, como ella. Ella cree que una experiencia educativa como la suya en Morgan, ser miembro de la mayoría empujada hacia la minoría, puede ayudar a las personas a romper los estereotipos.

Morgan State agregará alojamiento en el campus a medida que más estudiantes acuden a la universidad

Aunque la diversidad racial en Morgan aumentó desde 2006, una lente más amplia revela que la población estudiantil blanca todavía está rezagada en comparación con las décadas posteriores a la decisión histórica de desegregación escolar de la Corte Suprema de EE. UU. EnBrown contra la Junta de Educación.

La historia del anuncio continúa debajo del anuncio.

Las instituciones históricamente negras de Maryland reportaron un 18 por ciento de matriculaciones universitarias blancas en 1976, según documentos judiciales. Para 2008, la cifra había caído al 3 por ciento.

Durante ese período, los programas en demanda, como una maestría en administración de empresas, ofrecidos en las HBCU del estado, fueron copiados por escuelas predominantemente blancas, lo que es una base para la demanda. Si las HBCU tuvieran una programación más única, argumentan los abogados de los demandantes, podrían reclutar más estudiantes de todos los orígenes.

“Morgan siempre se ha esforzado por tener un cuerpo estudiantil diverso”, dijo el abogado Mike Jones, quien representa a la coalición que demandó al estado en nombre de las HBCU de Maryland. “Lo único que se ha interpuesto en el camino ha sido la falta de recursos programáticos y financieros”.

Lleno de historia

Dos años después de que terminó la Guerra Civil, una iglesia de Baltimore fundó lo que se convertiría en Morgan State University. La escuela se mantuvo privada hasta 1939, cuando el estado la compró para crear una institución para afroamericanos a quienes se les negó legalmente la entrada a las escuelas para blancos de Maryland.

La historia del anuncio continúa debajo del anuncio.

Fue designado como HBCU en 1965, un estatus que tienen hoy aproximadamente 100 instituciones a nivel nacional.

Hoy en día, muchas de estas escuelas son una celebración de la cultura negra. Hay exuberantes bandas de música, famosas celebraciones de bienvenida y 'miércoles de comida para el alma' en las cafeterías. Un letrero digital en la entrada del campus de Morgan muestra ocasionalmente el mensaje: 'Donde siempre han importado las vidas de los negros'.

Durante décadas, las HBCU educaron a gran parte de la clase media negra, con exalumnos como Toni Morrison, Oprah Winfrey y Spike Lee. Pero su papel dentro del ecosistema educativo estadounidense está evolucionando.

En un puñado de universidades históricamente negras en todo el país, los estudiantes afroamericanos son ahora una minoría. Bluefield State en West Virginia, creado para educar a los hijos de los mineros de carbón negros, era 85 por ciento blanco el otoño pasado. Una de las instituciones históricamente negras más grandes del país, St. Philip's College en Texas, es 56 por ciento hispana.

La historia del anuncio continúa debajo del anuncio.

William White, un graduado de Bluefield State de 1968, dijo a la revista Time que cuando regresó al campus y descubrió que era mayoritariamente blanco, fue 'el peor sentimiento que he tenido en mi vida'.

Los estudiantes negros todavía son mayoría en las cuatro HBCU de Maryland. En Morgan State, Bowie State y Coppin State, la matrícula afroamericana ronda el 80 por ciento. En la Universidad de Maryland, Eastern Shore, es del 63 por ciento.

Hans Cooper, vicepresidente de gestión de inscripciones de la UMES, dijo que los programas únicos de la escuela (especialidades como gestión de la aviación y tecnología de gestión de la construcción) atraen a estudiantes de todos los orígenes.

Aún así, algunos líderes de HBCU dicen que tienen que lidiar con preocupaciones de reputación cuando intentan reclutar. Algunas escuelas a nivel nacional se han visto afectadas por problemas financieros, dificultades de acreditación, bajas tasas de graduación y disminución de la matrícula.

La historia del anuncio continúa debajo del anuncio.

Coppin State está buscando reclutar estudiantes de diversos orígenes no solo para detener una caída dramática en las inscripciones, una caída del 32 por ciento desde 2006, sino también porque los administradores creen que podría mejorar la escuela.

'Creemos que una experiencia educativa que es diversa y tiene estudiantes de diversos orígenes étnicos y económicos es el tipo de experiencia educativa más rica para los estudiantes', dijo Mickey L. Burnim, presidente interino de Coppin.

Algunas HBCU en todo el país están experimentando una nueva ola de interés, que los administradores han vinculado anecdóticamente a la retórica divisiva del presidente Trump.

Las HBCU experimentan un resurgimiento en medio de las crecientes tensiones raciales

Javier Renderos creció en el condado de Prince George, donde alrededor del 65 por ciento de las personas son negras y el 20 por ciento son hispanas.

Vio a Morgan como un lugar de consuelo en un momento de crecientes tensiones raciales. Aunque no es negro, dice que, como latino, comprende el dolor del racismo y aprecia el consuelo que brinda un campus de HBCU.

Ahora que es estudiante de último año, dice que ha notado más y más estudiantes que se parecen a él en el campus.

'Prefiero ser una minoría entre otras minorías', dijo Renderos, de 21 años. 'Me sentí más cómodo estando en medio de lo que crecí'.

Un campus cambiante

Los signos de una mayor diversidad son evidentes en Morgan. Una nueva hermandad multicultural se basa en la idea de crear una red académica y social para mujeres latinas. La primera estudiante en hablar en el video promocional de la universidad es una mujer blanca. La escuela abrió una División de Asuntos Internacionales hace cinco años.

Los estudiantes extranjeros, especialmente de Arabia Saudita y Kuwait, son un grupo demográfico en auge en las HBCU. En Morgan, se inscribieron 738 estudiantes internacionales en el otoño de 2018, en comparación con los 286 de 2006. Estos estudiantes a menudo pagan la matrícula completa, un impulso monetario para las escuelas que a menudo atienden a estudiantes de familias de bajos ingresos que dependen de la ayuda financiera.

Un par de semanas después del año escolar, la Asociación de Estudiantes Latinx y la Asociación de Estudiantes del Caribe organizaron un evento “Representa tu bandera” en el centro de estudiantes. Tocaron música alegre y tomaron fotografías con las banderas que simbolizan su herencia.

Los estudiantes de ambas organizaciones dicen que han visto más interés en los últimos años.

La estudiante de segundo año Alexandrea Leger, quien se identifica como afro-latina, dijo que aprecia que en Morgan no se la vea solo como una persona de color.

“Nos ven como personas”, dijo Leger, de 19 años. “Serás una minoría toda tu vida. Es bueno tener este tiempo para ser parte de la mayoría '.

- Baltimore Sun